Mi primer café: te animas?

Un café...

17/04/2018

Ya son casi las 8, parece que el viento se llevó ayer las últimas nubes y el sol luce alargando con suavidad sus dedos en estas primeras horas de la mañana.

En un día tan bonito sólo alegres pensamientos llegan hasta mi. Admirando la serenidad del paisaje, aquí, sentada al amor de un café, dejo unas palabras con el deseo de que el viento las lleve allí donde quieran ser escuchadas.

Qué bueno sería hoy dejar salir al niño que anhelaba trepar a los árboles, jugar con su amigo imaginario y hablarle a los pájaros...